¿El Timanfaya tiene un diablo?